Cocinas digitales, tecnología para hacernos la vida más fácil

El verano es sinónimo de descanso y vacaciones, pero también de pasar más tiempo con los nuestros. Apetece reunirse con familiares y amigos y, lo que menos queremos, es preocuparnos por esas largas horas cocinando, sino disfrutar de los buenos momentos. En este sentido, la tecnología resulta una gran aliada, pues nos permite encontrar el equilibrio entre las cosas que tenemos que hacer y las que queremos hacer para disfrutar de la “buena cocina hecha en casa”.

Según el estudio elaborado por Cookpad, junto con SIMA con respecto a tecnologías o innovaciones que al consumidor le gustaría incorporar en la cocina en el corto plazo, el primer puesto lo ocupan los electrodomésticos controlados por dispositivos móviles, seguidos de aquellos inteligentes con controles para hacer la compra a partir de recetas o detectar productos a punto de caducar y apps que sugieran preparaciones a partir de los alimentos disponibles, junto con asistentes por voz que faciliten el cocinado.

La tecnología y la digitalización en las cocinas han llegado para quedarse y ganan terreno los electrodomésticos inteligentes que nos ayudan agilizando y simplificando tareas, aportando seguridad y confort, pero también siendo más sostenibles y fomentado la eficiencia energética.

De hecho, los expertos de la Asociación de Mobiliario de Cocina (AMC) están de acuerdo en que la tecnología seguirá avanzando en los próximos años. Sin ninguna duda, las “smart kitchens son el presente y dan respuesta a las nuevas necesidades de los consumidores a través de soluciones tecnológicas y digitales de forma sencilla e intuitiva desde la palma de nuestra mano gracias a la conexión wi-fi y a las apps de los fabricantes.

Funcionalidades que ya son una beneficiosa realidad y que suponen un plus a la experiencia del consumidor aportando valor y una mayor seguridad a través de las notificaciones enviadas al móvil si, por ejemplo, hay algún fallo en el funcionamiento.

Cocción y extracción

En este sentido, los nuevos hornos están revolucionando nuestras cocinas con sus excelentes prestaciones, además de ayudarnos a cocinar de forma más sana con la opción vapor o el cocinado a baja temperatura. Disponen de pantallas táctiles y conexión wi-fi para seleccionar recetas y programarlas, espacio interior para cocinar varios platos a la vez, con distintas técnicas y temperaturas, sin que se mezclen olores, cámaras integradas que permiten visualizar su interior y se pueden conectar desde el móvil para que la cena esté lista cuando lleguemos a casa, ahorrando tiempo y energía.

Y si nos resulta complicado abrir la puerta, con un simple toque en el mango, ésta se abrirá sin problema.

Con respecto a las placas de inducción, triunfan en el mercado por muchos motivos, pero uno de ellos es que son el método con mayor control del gasto energético. Las nuevas placas con zonas flexibles reducen el tiempo de cocción y permiten cocinar varias recetas al mismo tiempo al aumentar considerablemente su superficie, además de permitirnos usar recipientes de mayor tamaño, independientemente de su forma o utilizar accesorios como planchas o teppanyakis.

También pueden disponer de diferentes temperaturas de cocción según la zona, el recipiente o la receta y opción anti-salpicaduras, bajando la intensidad para evitarlas.

Además, mantener la cocina libre de humos y olores nunca fue tan fácil. Con las nuevas campanas extractoras, algunas integradas en la propia placa de cocción, se puede conectar según la receta que vayamos a cocinar y durante el tiempo que asignemos.

Otras, en cambio, se encienden, automáticamente, al estar conectadas, directamente con la placa.

Frío

Por su parte, los frigoríficos con control exacto de temperatura y humedad en los distintos espacios mantienen los alimentos en perfectas condiciones durante más tiempo evitando el desperdicio.

Las cámaras integradas nos echan una mano al hacer la lista de la compra sin necesidad de abrir las puertas y, por consiguiente, reduciendo el consumo energético. También evitan olvidos o compras innecesarias en el supermercado.

Disponen de alarmas que nos avisan si la puerta está abierta, si desciende la temperatura interior o de si hay una avería y, sus distintos cajones pueden usarse como frigorífico o congelador, según las necesidades, con sólo adaptar la temperatura.

Su conectividad nos permite conocer fechas de caducidad de los alimentos o posibles recetas a elaborar con ellos.

Lavado

Las lavadoras ecoeficientes que optimizan los lavados según la carga, con un menor impacto medioambiental y una dosificación automática del detergente. Se pueden conectar desde el móvil seleccionando el ciclo y la hora exacta de finalización.

Otras, por ejemplo, permiten desodorizar ropa limpia, sin agua ni detergente

También los lavavajillas que, con un consumo mínimo de agua, son capaces de recomendar el mejor programa en función del tipo de vajilla y de su suciedad y avisarnos de su finalización apuntando con una luz led al suelo porque son extremadamente silenciosos o con una notificación en el móvil.

Y, por supuesto, no podemos olvidar los conectores empotrados en la encimera, en el interior de los armarios o en la mesa de la cocina.

En definitiva, el consumidor valora que sus electrodomésticos tengan un equilibrio ente innovación tecnológica, usabilidad y eficiencia de consumo, todo ello, en unos estándares de calidad y precios competitivos.