Nuki hace más fácil la vida cotidiana de personas con diversidad funcional

La instalación de domótica en el hogar puede parecer un capricho para algunos, pero la realidad es que para ciertas personas es una necesidad. La automatización de algunas tareas básicas de la rutina diaria supone una solución a problemas cotidianos que afrontan a diario las personas con discapacidades. El Observatorio Estatal de la Discapacidad estima que el 9% de la población española vive con algún tipo de discapacidad, y los hogares inteligentes se presentan como una solución adaptada que les permite ganar independencia y autonomía. Nuki, firma de referencia en la fabricación de soluciones de acceso inteligente en Europa, ha identificado el papel de las Smart Home en la mejora de la calidad de vida de las personas con diversidad funcional y las ventajas que les proporcionan en su día a día.

Desde la llegada de los primeros controles remotos hasta los actuales asistentes de voz, pasando por la iluminación o las cerraduras inteligentes para facilitar la accesibilidad física en las casas, la tecnología ha evolucionado para simplificar las rutinas en el hogar.

Domótica simple para una autonomía personal

Una de las mayores ventajas de las casas inteligentes es que permiten al usuario acceder a todos los sistemas desde un único dispositivo de uso sencillo. Mediante control remoto u órdenes por voz es posible subir las persianas, controlar la temperatura o cerrar la puerta con llave. En este sentido, la tecnología no exige la instalación de sistemas complejos, ya que existen herramientas simples desde las que se gestionan distintas soluciones.

Automatizar los dispositivos de casa disminuye los esfuerzos cotidianos y da un control total sobre todo lo que sucede dentro del espacio personal. Llevar a cabo actividades tan sencillas como cambiar el canal de la televisión o abrir y cerrar la puerta de casa, fortalece el sentimiento de independencia personal y mejora la calidad de vida. De esta forma también se mejora el estado de ánimo, ya que se potencia la autonomía en las tareas diarias.

Hogares adaptados gracias a la implicación de los líderes tecnológicos

Cada vez más empresas como Google, Microsoft o Apple desarrollan productos y programas inteligentes para hacer más fácil la rutina diaria de las personas con discapacidad. Los dispositivos comandados por voz son los más implantados en los hogares actuales. Sistemas como Alexa de Amazon, el Asistente de Google o Apple Homekit son capaces de controlar más de un elemento como la luz, la seguridad o el audio de forma centralizada. Las personas con discapacidad solo necesitan dar comandos por voz o mediante un móvil para activar dispositivos como las cerraduras inteligentes de Nuki, que aportan un control total de la puerta de casa. Los Nuki Smart Lock 3.0 y 3.0 Pro son compatibles con todos estos sistemas automatizados y permiten conceder accesos personalizados a personas de confianza, familiares, cuidadores o asistentes. Gracias a su apoyo de VoiceOver en la aplicación Nuki para Android y iOS, el proceso de instalación y configuración de las cerraduras inteligentes es más fácil y rápido que nunca.

Nuki se adapta tanto a personas con discapacidades como a personas de edad avanzada, ya que no sólo ayuda a eliminar obstáculos que hacen la rutina más difícil, sino que también funciona como dispositivo de emergencia. Los familiares pueden tener acceso remoto a los servicios de emergencia en todo momento y desde cualquier lugar.