7 claves para ahorrar en la factura eléctrica este invierno

Con la llegada del frío invernal el gasto de energía aumenta y conseguir ahorrar en la factura de la luz se convierte en una de las principales preocupaciones en todas las familias. Sobre todo, en un momento en el que el gas y la electricidad se sitúan en unos niveles de precios históricos.

Por ello, Powen, compañía especializada en energía solar fotovoltaica, trae algunos consejos para realizar un consumo más eficiente y responsable, y ahorrar así en la factura de la luz este invierno.

  1. Ajustar la potencia contratada a la que realmente necesitas. Una de las razones por las que la factura puede aumentar es por tener contratada una potencia de luz más alta de la que realmente se necesita. Por ello, es importante ajustar la potencia contratada para optimizar el coste y obtener un mayor ahorro
  2. Vigilar el stand-by de los electrodomésticos. La mayor parte de los electrodomésticos incorporan en la actualidad el modo stand by, lo que provoca de media un incremento en la factura en torno al 10% según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE). La solución consiste en utilizar, regletas con interruptor, temporizadores o enchufes inteligentes
  3. Mantener la calefacción a una temperatura entre 19 y 21º . Es recomendable mantener la temperatura de casa entre 19 °C y 21 °C, aunque esta deberá ser inferior durante la noche, entre los 15 y los 17 ºC. Es importante tener en cuenta que cada grado de más supone un incremento del 7% en el gasto energético. Lo ideal es poder ajustar la temperatura en cada cuarto, y mantener una temperatura estable para ahorrar calefacción
  4. Emplear el modo ECO en el lavavajillas y usa agua fría en la lavadora. El modo ECO supone un importante ahorro en gasto de energía y de agua (un 16% menos de agua y un 20% menos de electricidad) y favorece la sostenibilidad. Además, con el agua fría en la lavadora no sólo ahorrarás en energía, sino que también alargarás la vida de tu ropa
  5. Utilizar herramientas de eficiencia energética: la iluminación LED supone un ahorro de casi un 80% respecto a las bombillas tradicionales. Sustituir las bombillas tradicionales de casa de 60 W por luces LED de 10 W se traduce en un ahorro de 11 euros al año de media en la factura de la luz
  6. Usar climatización zonificada en lugar de centralizada. No es necesario aclimatar toda la casa. Lo inteligente es hacerlo en las zonas o estancias que realmente se usan. Es recomendable cerrar las válvulas de aquellos radiadores que no se usan o programar los termostatos individuales si cuentan con ellos
  7. Apostar por el autoconsumo energético. Las horas más caras de consumo de luz son las que coinciden con las horas de mayor generación de energía solar. Por eso, apostar por la energía fotovoltaica reduce notablemente el gasto en la factura (hasta el 70%) y la huella ecológica. Con los paneles solares fotovoltaicos se abastece la mayor parte de las necesidades enérgicas del hogar, alimentándote de una fuente renovable y barata como es el sol